WebPerf: Qué es y por qué debe importarme

¿Crees que la web performance solo es importante si te dedicas al SEO o al desarrollo web?

Qué es la Web Performance

Si te has fijado en la imagen que acompaña a este artículo, podrías caer en la tentación de creer que la Web Performance es el número que nos da Lighthouse o PageSpeed Insights al evaluar una página web y que el objetivo a conseguir es la mejor puntuación posible en dicha métrica.

Si ese ha sido tu primer pensamiento, siento decirte que esa no es la respuesta correcta.

La Web Performance (o webperf o rendimiento web) se puede definir como la medición objetiva y experiencia percibida por la usuaria del tiempo de carga y el tiempo de ejecución. Lee con atención: "medición objetiva y experiencia percibida".

¿Qué significa esto? Que por un lado la Web Performance incluye mediciones objetivas como pueden ser el tiempo de carga de la página web o el tiempo que esta tarda en ser, pero también mediciones subjetivas, como cuánto tiempo "parece" que tarda en cargarse el contenido.

Entre las métricas que podemos evaluar se encuentran las que, efectivamente, Google toma en cuenta para calcular el valor de la auditoría de performance que vemos en la imagen antes mencionada:

En otros artículos iré desgranando información detallada sobre cada una de estas métricas y cómo podemos trabajar para mejorar sus valores.

Así pues, de forma resumida, podemos decir que la web performance está relacionada con:

Por qué debería importarme

Preocuparse (y ocuparse) del rendimiento de un sitio web no responde a razones únicamente de desarrollo o de SEO, como en ocasiones se podría llegar a pensar. Y es que la web performance tiene implicaciones mucho más allá de estos ámbitos.

Numerosos estudios (como, por ejemplo, este o este otro) confirman la relación directa que hay entre web performance y métricas de negocio. Esto es de vital importancia y nos deja claro que trabajar en optimizar el rendimiento web no debe ser una tarea que corresponda a una única área de la compañía (de nuevo, desarrollo o SEO).

Así pues, sabemos que mejorar los resultados de web performance significa mejorar los resultados de negocio del sitio web, como pueden ser:

Si esto no te parece suficiente motivo para preocuparte por el rendimiento web, recientemente tenemos cambios en el algoritmo de Google que te pueden animar (más aún) a preocuparte (y ocuparte) de la web performance.

Y es que, desde junio de 2021 hasta finales de agosto del mismo año, Google ha actualizado su algoritmo para tener en cuenta 3 métricas relacionadas con UX (y performance) en las señales de Page Experience que ya estaba tomando en consideración. Es el conocido como Page Experience Update.

Estas 3 métricas son las llamadas Core Web Vitals y están concebidas para evaluar 3 aspectos que afectan a la user experience:

Page Experience Signals

Qué es la WPO

WPO son las siglas de Web Performance Optimization. Es decir, optimización de la web performance o rendimiento web. Son las técnicas y estrategias que podemos implementar con el objetivo de mejorar las métricas objetivas y subjetivas que hemos visto anteriormente.

Como te podrás imaginar, esto puede afectar a multitud de aspectos relacionados con la web: desde el servidor desde el que servimos el contenido, a los estilos CSS que utilizamos, pasando por archivos JavaScript o queries SQL, entre muchos otros.

Cada proyecto y cada página puede tener distintos aspectos que puedan estar afectando de forma negativa, por lo que es necesario analizar cada caso en concreto para detectar sobre qué aspectos podemos incidir que ayuden a mejorar el rendimiento.

¿Por dónde empiezo?

Medir, medir y medir. Si no medimos, no podemos saber ni dónde estamos, ni el margen de mejora que tenemos, ni los avances que vamos haciendo según vayamos implementando cambios que persigan mejorar la web performance.

Para medir, existen multitud de herramientas y opciones que puedes utilizar y que en próximos artículos y vídeos iré mostrando.

Como avance, te dejo una lista de algunas de ellas:

En resumen

Espero que tras este artículo te haya quedado un poco más claro qué es y qué no es la web performance:

¡Hola, Mundo!